Tuesday, May 2, 2017

Primero de Mayo: Barullo y Battalla

Tlahtol Macehualli
La Palabra de los Comités de Defensa del Barrio
TONATIERRA

Con todo el barullo del primero de mayo, el día del trabajador internacional, la mayoría de la gente a la que le pregunto no tiene idea de porque se celebra tal día. ¿Acaso usted sabe? Claro que sabe que hay desfiles en el mundo entero, aun si no se respeta el sueldo mínimo o si el sueldo mínimo es una miseria como en Mexico que equivale a cuatro dólares por día.

Ni tampoco se respeta el día de ocho horas o 40 horas por semana. Algunos países lo hacen un día festivo oficial, aun si permiten corporaciones extranjeras que exploten a sus ciudadanos. Aquí en estados unidos con este barullo de Trump, se revivió un espíritu de lucha, pero la mayoría de los sindicatos y organizaciones siguen marchando en contra de blancos politicos en lugar de blancos económicos, “para no lastimar los intereses de las corporaciones o el complejo de fundaciones que alimentan a las organizaciones no lucrativas”.

Empujan reformas pero no cambios de fondo al sistema capitalista del cual todos lucran menos los trabajadores.

Para que no le digan, para que no le cuenten, porque a la mejor le mienten. El día internacional del trabajador recuerda la masacre en la Plaza Haymarket en Chicago, Illinois un cuatro de Mayo de 1886. Los trabajadores se concentraron para protestar sobre un trabajador acribillado por la policía de Chicago el día anterior, pero también luchaban para sindicalizarse y demandar el salario mínimo y la jornada de ocho horas.

Durante ese tiempo durante el boom industrial de estados unidos, las corporaciones en las fabricas de textil, y otras, con el advenimiento de la linea de producción trabajaban a la gente hasta 18 horas sin descanso y con sueldos tan horribles como los que se pagan hoy en día en Mexico.

Los trabajadores en su mayoría migrantes europeos se asociaron en organizaciones anarquistas que luchaban por sindicalizarse y cambiar las condiciones de trabajo. Eso la industria no lo iba permitir y de la misma manera que hoy Donald Trump ataca al trabajador migrante, los policías al servicio de las corporaciones a través del estado se lanzaron a dispersar la manifestación.

En el barullo que siguió hubo muchos heridos y 12 muertos. Esto lo utilizo el estado a petición de las corporaciones para perseguir a los organizadores, 7 de ellos condenados a muerte. 4 de ellos fueron ejecutados, uno se suicido el día antes de su ejecución, y dos fueron perdonados años después cuando se encontró que nunca hubo suficiente evidencia para condenarlos.

Hoy el día del trabajo se celebra en todo el mundo y en muchos países es el día oficial del día del trabajo, sin embargo en estados unidos nunca ha sido reconocido y en su lugar celebra Labor Day. Al igual que hoy después de esta masacre hubo epidemia de xenofobia y hubo redadas y deportaciones masivas de migrantes europeos.

Los migrantes de ese entonces no estaban confundidos. Ellos sabían que el enemigo eran las corporaciones capitalistas por eso sus blancos afectaron el bolsillo del patron. Hoy en día no es suficiente marchar contra el estado o la migra.

Tenemos que sacar nuestro dinero de los bancos que financian el odio, las prisiones, las deportaciones y están al servicio de las multinacionales que nos siguen deportando de nuestras propias tierra por el interés del Capital.

Salvador Reza

No comments:

Post a Comment